mayo 2001
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

La nueva dirección de la residencia del Cardenal Arzobispo Emérito de Madrid Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio María Rouco Varela, será:

C/ Bailén, 12 8º dcha.

Secretaría del Sr. Cardenal:
91 758 26 63

Email:
amroucov@archimadrid.es

El Cardenal
Categorías

Carta del Cardenal-Arzobispo de Madrid. Con motivo de la Jornada de los Misioneros Diocesanos

A los misioneros y misioneras diocesanos

Solemnidad de la Ascensión del Señor

Mis queridos misioneros y misioneras madrileños:
Ya en el nuevo milenio, con el gozo y la esperanza renovados en la celebración de¡ Año Jubilar 2000 que hemos vivido con especial intensidad, os escribo corno es habitual en la Jornada dedicada a vosotros, para enviaros mi saludo lleno de cariño y de reconocimiento por la tarea misionera que realizáis, como buenos operarios dé[ Evangelio, en vuestra vida entregada sin reservas a Cristo, cumpliendo “gozosos el mandato de ir al mundo entero haciendo discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre de] Padre y de¡ Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todas sus palabras (cf. Mt 28,19-20).
Dentro de un curso cuyo objetivo pastoral se centra en la transmisión de la fe, “es de toda justicia reconocer el enorme potencial que supone, para llevar el Evangelio de Jesucristo a todos los pueblos, el nutrido contingente de nuestros misioneros y misioneras, exponentes de primer orden de la inquietud evangelizadora de las comunidades de que proceden, partes integrantes de nuestra Iglesia particular”, como he querido destacar en la Carta Pastoral que, según es también habitual, he dirigido a todos los fieles de la archidiócesis con ocasión de esta Jornada.
Este “potencial” que sois vosotros, obra ciertamente de la gracia de] Espíritu Santo, no puede ser sino poderoso estímulo para todos los que constituimos la comunidad diocesana de Madrid, de modo que “vivamos cada día con mayor plenitud nuestra vocación a la misión universal de la Iglesia”. Y sabed que no estáis solos, que la distancia en kilómetros no disminuye un ápice la cercanía de nuestro cariño, de nuestro aliento y de nuestra oración. Por nuestra parte, también nos encomendamos a vuestras oraciones
Que la Virgen María, Nuestra Señora de la Almudena, os alcance de su Hijo la gracia de transmitir con valentía y gozo crecientes el don precioso de la fe en Cristo, Salvador de todos los hombres.

Con todo afecto y mi bendición,