mayo 2002
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

La nueva dirección de la residencia del Cardenal Arzobispo Emérito de Madrid Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio María Rouco Varela, será:

C/ Bailén, 12 8º dcha.

Secretaría del Sr. Cardenal:
91 758 26 63

Email:
amroucov@archimadrid.es

El Cardenal
Categorías

Carta con motivo de la “Jornada pro Orantibus”

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

El próximo día 26, Solemnidad de la Santísima Trinidad, las diócesis de la Iglesia en. España celebran la “Jornada pro Orantibus” para dar gracias a Dios y orar por los monjes y monjas de vida contemplativa

Como, sabéis, en la archidiócesis de Madrid tenemos tres Monasterios de. Monjes, con casi un centenar de consagrados, y treinta y cinco Monasterios de Monjas, con cerca de quinientas consagradas de clausura. A todos nos incumbe promover la vida contemplativa, de la que vivimos y por la que recibimos tantos dones de Dios para el apostolado y el trabajo pastoral.

El lema elegido para este año “Fueron y se quedaron con Él ” (Jn 1,39) expresa que en el seguimiento de Jesucristo es importante permanecer con el Señor en la forma explícita y significativa que encarnan hoy los monjes y monjas, quienes oran y trabajan por todos nosotros en una vida que reclama toda su entrega.

La vida consagrada contemplativa fecunda a la Iglesia de tal modo que una monja como Santa Teresa del Niño Jesús, una hija insigne del Carmelo, fue declarada por la irradiación espiritual de su vida, ofrecida en oblación a la Iglesia, patrona de las misiones.

Por eso os ruego que en ese día, a la vez que agradecemos a Dios las vocaciones a la vida contemplativa en nuestra iglesia particular y en la iglesia universal, pidamos al Señor nuevas vocaciones que renueven y aseguren la continuidad de las comunidades de clausura, con el mismo espíritu y fidelidad que los monjes y monjas actuales viven la llamada de Dios y le ofrecen su vida por todo el mundo durante tantos años, y sus monasterios incluso siglos, en nuestra iglesia diocesana.

Con mi afecto y bendición,