septiembre 2010
L M X J V S D
« Jul   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

La nueva dirección de la residencia del Cardenal Arzobispo Emérito de Madrid Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio María Rouco Varela, será:

C/ Bailén, 12 8º dcha.

Secretaría del Sr. Cardenal:
91 758 26 63

Email:
amroucov@archimadrid.es

El Cardenal
Categorías

El nuevo Curso Pastoral ante la inminencia de la XXVI Jornada Mundial de la Juventud presidida por El Papa. Un reto y una Gracia excepcional para Madrid

Mis queridos hermanos y amigos:

El curso pastoral 2010/2011 comienza para nosotros, la Iglesia Diocesana de Madrid, como un reto espiritual y apostólico absolutamente excepcional: ¡debemos de preparar la celebración del acontecimiento de mayor envergadura evangelizadora de toda la Iglesia la tercera semana del año próximo! Los jóvenes de todo el mundo acudirán a Madrid, acompañados de sus Pastores para vivir y testimoniar la presencia de Jesucristo, el Salvador del hombre, como el Gran Don de Dios para su presente y su futuro. Y, no solamente para ellos, sino también para toda la humanidad. Sí, a Madrid, después de recorrer muchos caminos y ciudades de nuestro entrañable y viejo solar hispánico, llegarán los jóvenes católicos de la Iglesia que peregrina en los cinco Continentes. ¡No vendrán solos! Compañeros y amigos de otras confesiones cristianas, de otras tradiciones religiosas e, incluso, no creyentes, vendrán con ellos. ¡Es este un primer y bello fruto evangelizador de la Jornada Mundial de la Juventud que se cosecha ya en el umbral de su celebración!

Las catequesis en grupos lingüísticos, las celebraciones del Sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía igualmente en asambleas de jóvenes de emparentadas procedencias culturales y nacionales, la Adoración Eucarística y las experiencias de oración personal y compartida, el conocimiento y “reconocimiento” de la fecundidad excepcional de la historia y el presente de la vida y de la experiencia de “la Comunión eclesial” en lo social −el cuidado de los más pobres y doloridos de la tierra−, en lo cultural −el teatro, la poesía, la literatura, la ciencia…− y en lo artístico −la música, las artes plásticas…−, ofrecerán a los jóvenes, nuestros hermanos de España, de Europa, de África, América y Oceanía un marco único para tomar conciencia de lo que son: discípulos de Cristo, sus predilectos, amados por sí mismos en el seno inefable de Dios que es Amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Esa experiencia de hijos de la Iglesia e Hijos de Dios en Cristo, el Unigénito y el Hermano entre los hermanos, vivida en un marco humano, próximo y personal y a la vez “católico” ¡universal!, adquirirá toda su riqueza vivencial, espiritual y eclesial en las grandes celebraciones con el Santo Padre, precedidas de la Eucaristía de Apertura el día 16 de agosto, y que culminarán con la Vigilia Eucaristía de la noche del 20 de agosto y la gran celebración de la Santa Misa en la mañana del 21. “Cuatro Vientos” se convertirá en un inmenso y gozoso lugar en el que la Iglesia en toda su catolicidad y apostolicidad se manifestará, con una expresividad sin par, “joven” en sus jóvenes generaciones y como lo que es para el hombre y para el mundo: “en Cristo como un sacramento o signo o instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano” (L.G. 1). El Papa, el Sucesor de Pedro, el Pastor de la Iglesia Universal, que les ha convocado ya en su bellísimo Mensaje del pasado 25 de julio, les presidirá junto con un número muy alto de hermanos en el Episcopado y de incontables sacerdotes. Allí se encontrarán igualmente muchos consagrados y consagradas, educadores y guías espirituales de los jóvenes con sus Parroquias, Movimientos, Asociaciones apostólicas. Allí estará representada toda la Iglesia. ¡Allí estará Cristo el Señor, el Amigo, el Salvador!: en “la Comunión eucarística” se partirá y repartirá entre los innumerables jóvenes del mundo; se reflejará luminosamente en sus rostros, en sus palabras y en sus conductas; les llamará para que le digan “Sí” y le sigan. Allí se alzará de nuevo “la estrella de la esperanza”: ¡la aurora de un mundo nuevo! ¡de una “tierra y un cielo nuevos”! Un renovado “enraizarse” y “edificarse” en Cristo, “firmes en la fe”, como reza el lema escogido por el Papa para la Jornada Mundial de la Juventud 2011, tendrá lugar en el corazón y en la vida de los jóvenes de la Iglesia, presente en los cinco Continentes. Serán muchas las almas de los jóvenes que quedarán “ganadas” para Cristo. Un torrente de “renovada humanidad”, abierta al hermano, solidaria con los más indigentes en el cuerpo y en el alma, “operadora” de “la civilización del amor” surtirá y se extenderá limpia y generosa por los tejidos de la sociedad y del mundo. ¡La Jornada Mundial de la Juventud 2011 está llamada a ser un capítulo decisivo en el programa de la Nueva Evangelización!

Para su realización la Iglesia ha confiado a nuestra Archidiócesis la responsabilidad pastoral de su organización en estrecha relación con el Pontificio Consejo para los Seglares y las Diócesis de España. Se trata de una “carga ligera”, porque para nosotros significa sobre todo un excepcional don de la gracia: una ocasión magnífica e irrepetible para revitalizar la vida espiritual, la acción pastoral, el testimonio apostólico y la vida cristiana de toda la comunidad diocesana, singularmente la de nuestros jóvenes. En nuestra Carta Pastoral, “Firmes en la Fe” –que hemos de leer y poner en práctica a la luz del Mensaje de nuestro querido Benedicto XVI– se señalan los objetivos y los caminos personales y comunitarios para que “nuestro servicio” sea prestado “evangélicamente” desde el amor a Cristo, del amor a la Iglesia y del amor a los jóvenes: a los jóvenes de Madrid, de España y del mundo.

El próximo día 14 de septiembre, Fiesta de la Santa Cruz, un año después de la emocionante acogida de la Cruz y del Icono de las Jornadas Mundiales de la Juventud en la Catedral de Nuestra Señora la Real de La Almudena, nos reuniremos todos los diocesanos directa o indirectamente comprometidos con la Jornada Mundial de la Juventud 2011, bien en la vida ordinaria de la comunidad diocesana, bien en las actividades específicas de su preparación –realidades este año inseparables− para celebrar la Eucaristía, el Sacrificio de la Alabanza y de la Acción de Gracias, de la Plegaria y de la Comunión Eucarística. Lo haremos muy cerca de nuestra Madre, la Madre del Salvador. Confiémosle nuestras preocupaciones, ilusiones y propósitos firmes de empeñarnos con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas en la preparación y realización de la Jornada Mundial de la Juventud 2011 en Madrid para Gloria de Dios.

Con todo afecto y mi bendición,