julio 2012
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

La nueva dirección de la residencia del Cardenal Arzobispo Emérito de Madrid Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio María Rouco Varela, será:

C/ Bailén, 12 8º dcha.

Secretaría del Sr. Cardenal:
91 758 26 63

Email:
amroucov@archimadrid.es

El Cardenal
Categorías

SANTIAGO APOSTOL, PATRONO DE ESPAÑA. Su renovada actualidad

Mis queridos hermanos y amigos:

La Iglesia en España celebra de nuevo el próximo 25 de julio la Solemnidad de su Patrono, Santiago Apóstol, hermano de Juan e hijo del Zebedeo. Lo reconoce e invoca como su primer Evangelizador y el patrono que veló constantemente a lo largo de su más que milenaria historia por el bien espiritual y material de sus hijos: hijos también de un pueblo que hundía sus raíces más profundas −las de su cultura, de su idiosincrasia, de su acervo moral, en una palabra, las de su alma−, en el sí al Evangelio predicado por él. España se sintió protegida por la intercesión de Santiago ante Dios en todos los momentos más críticos y graves de su pasado histórico −desde aquellos lejanos de su liberación del poder musulmán y de los que la condujeron a la formación de su unidad en el medievo y en los inicios de la modernidad− hasta el presente. Entre vicisitudes varias, con altos y bajos, supo conservar la fe en Jesucristo Redentor del hombre con una singular fidelidad y una creatividad espiritual y misionera extraordinariamente fecunda, no dejando nunca de considerarse y de realizarse como una comunidad fraterna de gentes y personas estrechamente vinculadas, por la caridad de Cristo, en su Iglesia. Esta “España jacobea” ha sido solidaria en las alegrías y en las penas, en el dolor y en la enfermedad, compartiendo arrepentimientos por los pecados comunes y esperanzas alentadoras y gozosas al labrar surcos nuevos para la justicia, el amor fraterno y la paz dentro de sus fronteras y más allá de ellas. Su camino, ¡el camino cristiano de España! trazado siguiendo las huellas de Apóstol Santiago, se ha revelado y desarrollado humana y culturalmente como un camino de la Europa y del mundo que, sabiéndolo o no, buscan afanosamente a Cristo y, en Cristo, al hombre sanado y transformado por el don de su gracia: ¡del amor infinitamente misericordioso de Dios! Actualizar en la Fiesta de Santiago el Mayor, nuestro Patrono, esta “memoria jacobea” tan rica humana, cultural y espiritualmente, se nos presenta como un apremiante imperativo de la hora histórica que estamos viviendo en la Iglesia y en la sociedad: ¡hora de España y hora de Europa! ¡Inseparables ambas!

En primer lugar nuestra oración −la oración personal y la oración de toda comunidad cristiana− sentida y convencida interiormente, debería hacer suya la petición de la Iglesia en la Eucaristía de su Fiesta al dirigirse a Dios Todopoderoso pidiéndole que por el patrocinio de Santiago “España se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos”. España, al igual que toda Europa, atraviesa por una “crisis” que en su fondo y en sus causas últimas es una crisis de fe. Este es el juicio, que le merecía a nuestro Santo Padre Benedicto XVI a finales del año pasado, en vísperas de la Fiesta de la Navidad del Señor, la situación crítica europea: “el núcleo de la crisis de la Iglesia en Europa es la crisis de fe. Si no encontramos una respuesta para ella, si la fe no adquiere nueva vitalidad, con una convicción profunda y una fuerza real gracias al encuentro con Jesucristo, todas las demás reformas son ineficaces”. Sí, ¡urge encontrar la respuesta del alma para la crisis que nos agobia! ¡Que nos ayude la intercesión del Apóstol Santiago a recobrar de nuevo su “camino”, camino de la verdadera fe! “El año de la fe”, al que el Papa nos ha convocado, deberíamos aprovecharlo como una oportunidad excepcional de la gracia para iniciar una nueva andadura de peregrinos y testigos de la fe en España.

En segundo lugar, unidos en la plegaria compartida por todos los hijos e hijas de la Iglesia en España, deberíamos hacer nuestra la petición de que los gérmenes muy conocidos de nuestras divisiones, pasadas y presentes, desaparezcan de los corazones y de las conciencias de todos los españoles a fin de poder afrontar, espiritual y humanamente,  nuestro futuro común con la esperanza de la victoria. La historia de las desavenencias de “los Doce” es muy aleccionadora al respecto. Nos la cuenta San Mateo en el Evangelio de la Liturgia Eucarística de la solemnidad de Santiago el Mayor. Los preferidos del Señor no son los que buscan puestos destacados, o los envidiosos, sino aquellos que quieren servir a sus hermanos con total desprendimiento. La Iglesia es familia de los hijos de Dios. En la entraña misma de su acción evangelizadora se encuentra la vocación de hacer de las sociedades y de los pueblos realidades profunda y auténticamente humanas, capaces de configurarse como grandes familias. ¡Que nos ayude la intercesión del Apóstol Santiago a que, en la actual y crítica coyuntura histórica, la Iglesia en España cumpla con renovado celo su función espiritual de ayudar a que la España de hoy se vaya configurando más y más intensamente como una gran familia de hermanos.

Y, en tercer lugar, debemos de pedir “al Apóstol” que el espíritu de fraternidad sentida y practicada sinceramente por todos nos una en la búsqueda de un presente y un futuro mejor en el que los más débiles y necesitados sean especialmente cuidados y atendidos en todas sus carencias espirituales y materiales. ¡Que nuestra oración “al Apóstol” de este año, tan crítico y difícil, incluya la súplica de que estemos decididamente dispuestos a procurar y a realizar el bien común con aquella actitud de desprendida y sacrificada generosidad propia de la caridad cristiana cuando se la vive en su congénita gratuidad!

A la Virgen Santísima del Pilar, que acudió a encontrarse con el Apóstol a punto de desfallecer para reanimarle en su celo y ardor misioneros, confiamos nuestra plegaria con amor y confianza filiales. Invocada también como “Ntra. Sra. de La Almudena” en Madrid y contando con su cercanía y protección maternales, no dudamos −escuchando al Apóstol Pablo− de que “estamos, apretados, pero no desesperados; acosados pero no abandonados”; que “nos derriban, pero no nos rematan”; porque “en toda ocasión y por todas partes llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo” (2Cor 4, 8-12).

¡Estamos seguros de que la experiencia multisecular de todos los peregrinos “del Apóstol” de que siempre “Dios ayuda y Santiago” también se cumple hoy!

Con todo afecto y con mi bendición,