marzo 2014
L M X J V S D
« Ene   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

La nueva dirección de la residencia del Cardenal Arzobispo Emérito de Madrid Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio María Rouco Varela, será:

C/ Bailén, 12 8º dcha.

Secretaría del Sr. Cardenal:
91 758 26 63

Email:
amroucov@archimadrid.es

El Cardenal
Categorías

Llegar a las periferias humanas. Carta con motivo de la XXIX Jornada Diocesana de Enseñanza. 8 de Marzo de 2014

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Nos disponemos a celebrar en nuestra Archidiócesis, como cada año, la Jornada de Enseñanza, que se desarrollará durante el sábado 8 de marzo. Se os ofrece una nueva ocasión para seguir consolidando vuestra vocación educativa, que debéis de ejercer con la responsabilidad propia del cristiano, a la vez que la oportunidad de encontraros, en un clima de convivencia y oración, todos los educadores que procuráis trabajar en favor de una renovada presencia de la Iglesia, Maestra de humanidad, en el campo educativo.

El lema escogido para la Jornada de este año, “Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas”, está tomado de la exhortación apostólica Evangelii gaudium, nO 46, que el Papa Francisco nos ha regalado al terminar el Año de la Fe convocado por Benedicto XVI. Con esta frase, el Papa nos dice que la Iglesia, si no quiere caer enferma, necesita “salir de sí misma”, ir a “las periferias”, tanto de la pobreza material como de la espiritual. La comunidad de los creyentes hemos de ir hasta los confines de la sociedad para llevar a todos la luz del mensaje de Cristo sobre el sentido de la vida, de la familia y de la  sociedad, llegando a las personas que viven en el desierto del abandono y de la pobreza, y amándoles con el amor de Cristo resucitado.

Ya el Concilio Vaticano II nos recordaba que “la misión de la Iglesia se cumple por la actividad con la que, obedeciendo al mandato de Cristo y movida por la gracia y la caridad del Espíritu Santo, se hace presente en acto pleno a todos los hombres o pueblos para conducirlos con el ejemplo de su vida y su predicación, con los sacramentos y los demás medios de gracia, a la fe, la libertad y la paz de Cristo, de modo que se les manifieste el camino firme y sólido para participar plenamente en el misterio de Cristo” (Ad gentes, 5).

Evangelizar, nos decía el Papa Francisco en la Eucaristía de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Rio de Janeiro, es dar testimonio en primera persona del amor de Dios, es superar nuestros egoísmos, es servir inclinándose a lavar los pies de nuestros hermanos COIno hizo Jesús. Por eso invitaba a los jóvenes a ser discípulos en misión por medio de estas tres palabras: “vayan, sin miedo, para servir. Pues siguiendo estas tres palabras experimentarán que quien evangeliza es evangelizado, quien transmite la alegría de la fe recibe más alegría”.

En este sentido, fue una auténtica gracia de Dios el poder celebrar en 2011 en nuestra diócesis la Jornada Mundial de la Juventud. En ella pudimos ver y escuchar cómo Benedicto XVI se dirigía a los jóvenes para decirles “no os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe”, El contenido de este mensaje es el que nos movió a poner en marcha la Misión Madrid como respuesta, también, a la llamada de Benedicto XVI a la Nueva Evangelización. Una propuesta pastoral que ha tenido y tiene la pretensión de llegar a los distintos ámbitos de la vida de nuestro tiempo, de manera que cada uno de nosotros ha de discernir dónde le llama el Señor, en las circunstancias normales de su vida, para hacerse allí servidor y testigo inconfundible del buen aroma del amor de Cristo, de su fuerza y resultados humanizadores. “Si algo debe inquietamos santamente y preocupar nuestra conciencia, nos ha dicho el Papa Francisco, es que tantos hermanos nuestros vivan sin la fuerza, la luz y el consuelo de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los contenga, sin un horizonte de sentido y de vida” (Evangelii gaudium, n° 49).

Dirigiéndome fundamentalmente a educadores, y en consonancia con lo que acabo de señalar, quiero deciros que una de las “fronteras” a las que hemos de salir, como acaba de recordarnos recientemente el Papa, es el mundo educativo de las escuelas. Tarea que encuentra obstáculos de enorme calado actualmente y cuyas causas se remontan tiempo atrás. Entre otros, el constante intento de desacreditar el patrimonio intelectual, ético y cultural de la Iglesia y del cristianismo, que persigue relegar la fe y la cuestión de Dios al ámbito de las opiniones socialmente irrelevantes. Pero esta forma de proceder no sale gratis, pues la irrelevancia de Dios lleva aparejada la irrelevancia del ser humano, su imagen.

La educación, en este contexto, se convierte en un nuevo “atrio de los gentiles”, en un desafío y una esperanza para los educadores cristianos, un espacio abierto hacia el que hay que ir para ser testigos de la Buena Nueva de Jesucristo. Desde el convencimiento de que la tarea educativa presupone y comporta siempre una determinada concepción del hombre y de la vida, la realización de un proyecto educativo que brote de una visión coherente y completa de la persona sólo puede surgir de la imagen y realización perfecta que tenemos en Jesucristo, el Maestro, en cuya escuela se ha de redescubrir la tarea educativa como una altísima vocación a la que, con diversas modalidades, están llamados todos los fieles. Por ello, el educador cristiano, desde una profunda convicción de fe y aprovisionado de un conjunto de competencias culturales, psicológicas y pedagógicas, debe acompañar a los alumnos en la búsqueda de la  verdad, ayudándoles a sortear los atajos del subjetivismo, relativismo y nihilismo, tan presentes en nuestra cultura, que les incapacita para abrirse a Dios y acoger con libertad y confianza la verdad revelada en Jesucristo.

“Un educador con sus palabras, les decía el Papa Francisco a un grupo de estudiantes, transmite conocimientos, valores, pero será incisivo en los muchachos si acompaña las palabras con su testimonio, con su coherencia de vida. Sin coherencia no es posible educar. Todos sois educadores, en este campo no se delega” (Discurso a los estudiantes de las escuelas jesuitas de Italia y Albania, Roma, 7.6.2013).

Quiera Dios que esta nueva Jornada de Enseñanza nos ayude a todos los que estamos dedicados a la noble tarea educativa a dar razones de nuestra esperanza ante los desafíos que nos presenta nuestro mundo. Que la compañía de Santa María de la Almudena nos ayude a abrirnos con ilusión y confianza apostólica al futuro.

Con mi cordial afecto y bendición,