Camino e instrumentos de la paz

Mis queridos hermanos y amigos:

Al finalizar la hermosa celebración eucarística del pasado domingo en la Plaza de San Pedro, marco espléndido para la proclamación de cinco nuevos Beatos, entre los cuales se encontraban las españolas Dolores Rodríguez Sopeña y Juana María Condesa, vírgenes consagradas y apóstoles insignes de las familias y de las jóvenes obreras, el Santo Padre nos invitaba a impetrar de Dios el don de la Paz a la vez que mostraba su cercanía a las víctimas  del conflicto bélico de Irak y a sus familiares, asegurándoles su plegaria y su sentida solidaridad y cercanía. Sigue leyendo

Día del Seminario

¿Qué quieres que haga?”

(Act 22,10).

Queridos hermanos y hermanas:

Con estas palabras adoptadas como lema para la campaña de este año de gracia, nos disponemos a celebrar el “Día del Seminario”, coincidiendo con la solemnidad del Patriarca San José, Patrono de la Iglesia universal. Quiere ser este día para toda la Iglesia en Madrid una jornada de agradecimiento y, de esperanza a Dios, nuestro Padre, por el don de las vocaciones sacerdotales que no cesa de regalarnos. Sigue leyendo

XIX Jornada Diocesana de Enseñanza

Una educación para nuevos tiempos. Aportaciones cristianas

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

El próximo, 8 de marzo celebraremos en nuestra Archidiécesis de Madrid la XIX Jornada de Enseñanza. Como en las jornadas anieriores, es una ocasión propicia para que os acerquéis a la realidad del mundo educativo, tan importante para la misión de la Iglesia y para que adquiráis una mayor conciencía de vuestra responsabilidad en esta tarea evangelizadora. Sigue leyendo

Homilía en la Eucaristía del Miércoles de Ceniza

Catedral de La Almudena

5.III.2003, 19:00h.

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

I. La Liturgia del Miércoles de Ceniza, que celebramos solemnemente en esta Catedral de Santa María de La Almudena en comunión con el Obispo de Roma, Sucesor de Pedro, Pastor de la Iglesia Universal, y con los demás Obispos en todo el orbe católico, vuelve de nuevo a situar a la comunidad eclesial, a todos los hijos de la Iglesia, en el camino de la verdad de Cristo, el Salvador del hombre, y por consiguiente, ante la exigencia previa de reconocer su propia verdad. Sigue leyendo