Cuaresma: Tiempo de gracia y de conversión

Tiempo de gracia y de conversión

Mis queridos hermanos y amigos:

Acabamos de comenzar el tiempo cuaresmal: un tiempo de gracia que se renueva año tras año cuando la Iglesia se prepara y dispone para celebrar el Misterio de la Pascua del Señor. Su hondo sentido nos lo ofrecía San Pablo en el texto de su Segunda Carta a los Corintios que proclamábamos en la liturgia del Miércoles de Ceniza: “Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, para que nosotros, unidos a Él, recibamos la justificación de Dios” (2 Cor 5,20). Sigue leyendo