Subir con el Señor a Jerusalén en el año 2011, para acercarnos a la hora de una nueva conversión del Mundo

Mis queridos hermanos y amigos:

Hoy, la Iglesia invita a todos sus hijos e hijas a acompañar un año más a Jesús, su Señor y Salvador, en su subida a Jerusalén para celebrar lo que va a ser, fue y será siempre −¡para toda la eternidad!− la nueva Pascua: la del paso definitivo de la muerte a la vida. Sigue leyendo

La conversión es posible

Las crisis, superables

Mis queridos hermanos y amigos:

Una de las grandes certezas que la Pascua de Jesucristo Resucitado ha proporcionado al hombre que busca meta y camino para su existencia en este mundo, es la de que la conversión de una vida de pecado a una vida de amistad con Dios y de amor fraterno no sólo es posible sino que se nos ha dado como un don no caducable de Dios, que se nos ha manifestado y entregado como el que es: ¡Amor! Amor que se nos da como una gracia excepcional: la gracia del Espíritu Santo. Amor que se da como una Vida Nueva que brota hasta y para la Vida y la Felicidad Eterna. Sigue leyendo

La “Misión Joven” y la llamada a la Conversión

“Pues mirad, ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación”.


Mis queridos hermanos y amigos,

Mis queridos jóvenes:

“Pues mirad, ahora es tiempo favorable, ahora es día de Salvación” ¿Cuándo se puede hablar de que el tiempo es favorable y porqué? ¿Tendrá que ver la respuesta certera, objetiva y verdadera a esta pregunta con el conocimiento y la experiencia de la salvación? ¿de la Salvación con mayúscula? Sigue leyendo

La Cuaresma: Tiempo para la conversión; tiempo para abrirse al don de la fe

Mis queridos hermanos y amigos:

Comienza la Cuaresma el próximo miércoles con la liturgia de la ceniza, que nos recuerda de nuevo lo que somos por nosotros mismos y lo que somos y valemos por lo que Dios ha hecho en nosotros y con nosotros. “Recuerda que eres polvo y en polvo te has de convertir”, reza la tradicional forma litúrgica de la imposición de la ceniza, que se nos ha quedado impresa en la memoria desde nuestra niñez y que ha dado materia tan abundante a la meditación de los santos y al genio de nuestros mejores poetas. Sigue leyendo

La conversión

Mis queridos hermanos y amigos:

En la historia del alma, la de cada uno de nosotros y la de la humanidad, la palabra conversión juega un papel clave como expresión de un anhelo siempre vivo, aunque nunca del todo satisfecho, o como memoria de un cambio profundo y transformador de toda nuestra existencia que encuentra dirección y camino verdadero para ser vivida. Sigue leyendo

Cuaresma: Tiempo de gracia y de conversión

Tiempo de gracia y de conversión

Mis queridos hermanos y amigos:

Acabamos de comenzar el tiempo cuaresmal: un tiempo de gracia que se renueva año tras año cuando la Iglesia se prepara y dispone para celebrar el Misterio de la Pascua del Señor. Su hondo sentido nos lo ofrecía San Pablo en el texto de su Segunda Carta a los Corintios que proclamábamos en la liturgia del Miércoles de Ceniza: “Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, para que nosotros, unidos a Él, recibamos la justificación de Dios” (2 Cor 5,20). Sigue leyendo

De nuevo la Cuarema: Tiempo para la conversión

Mis queridos hermanos y amigos:

De nuevo el tiempo de Cuaresma se nos ofrece como una actualizada oportunidad de gracia y de salvación: un tiempo excepcional de Dios y para el Dios que nos ha redimido en Jesucristo, su Hijo, por obra y gracia del Espíritu Santo; y por ello un tiempo para el hombre, nuestro hermano. Sigue leyendo

Carta Pastoral en la Pascua de 1996

Convertios y creed en el Evangelio

ÍNDICE
Introducción
La conversión es iniciativa de Dios
La llamada a la conversión exige una respuesta del hombre
La conversión es volverse a Cristo que viene al encuentro
La misericordia de Dios y el misterio pascual
La Iglesia, lugar de conversión
La Iglesia diocesana de Madrid, llamada a la conversión
Necesidad de un profundo y sincero examen de conciencia Sigue leyendo