Homilia en la X Jornada Mariana de la Familia

Santuario de Torreciudad

Huesca, 26.IX.1998, 12,00 h.

Mis queridos hermanos, sacerdotes concelebrantes -saludo de una forma muy cordial y afectuosa al señor vicario de la Prelatura del Opus Dei para España-; hermanos y hermanas en el Señor, familias venidas de todos los puntos de España, presentes aquí, en Torreciudad, para celebrar la X Jornada Mariana de las Familias: Sigue leyendo

Es la hora de los padres

Ante el nuevo curso escolar

Mis queridos hermanos y amigos:

Acaba de comenzar un nuevo curso escolar. Los niños y los jóvenes de Madrid han vuelto al Colegio. Pronto lo harán los alumnos de las Universidades madrileñas. La ilusión, la responsabilidad y la tarea de la educación vuelven al primer plano de la preocupación de padres y educadores. Sigue leyendo

Carta Pastoral “El anuncio de Jesucristo en la Universidad”

Misión Universitaria

Mis queridos Hermanos y Hermanas del Señor:

En mi primera carta pastoral como Obispo de Madrid, titulada Evangelizar en la comunión de la Iglesia, comunicaba la urgencia de llevar a cabo una nueva evangelización en nuestra diócesis, y señalaba corno tarea más apremiante “el anuncio de la Buena Noticia de Jesucristo, que es la Buena Noticia del valor y la dignidad de todo ser humano”(1). Sigue leyendo

Nuevos peligros para el derecho a la vida: alarma y dolor de las conciencias

Mis queridos hermanos y amigos:

El próximo día 22 de septiembre se presentarán en el Congreso de los Diputados tres proyectos de ley sobre “regulación de interrupción voluntaria del embarazo” o, en términos más sencillos y directos —evitemos hipócritas eufemismos—, sobre la regulación del aborto voluntario. De la lectura serena y objetiva de los tres citados proyectos se desprenden dos gravísimas consecuencias morales: Sigue leyendo

La primera y fundamental certeza del hombre

“El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones”

Mis queridos hermanos y amigos:

Al retomar de nuevo las actividades pastorales de la Iglesia Diocesana, a la vuelta del mes de vacaciones por excelencia de los madrileños, el mes de agosto, sentimos con fuerza renovada la necesidad de anunciar el Evangelio de Jesucristo en toda su verdad a todos los hijos e hijas de esta ciudad y Archidiócesis de Madrid. Sigue leyendo