Los santos o el futuro del hombre

Mis queridos hermanos y amigos:

No es sólo la inminencia del final del segundo milenio lo que pone de actualidad con presencia cada vez más insistente la cuestión del sentido de la historia y la pregunta por el futuro del hombre, sino también la pérdida del sentido de la vida en la conciencia contemporánea, sobre todo en la de las jóvenes generaciones. Sigue leyendo

Cata Pastoral para el Domund 98

«Misioneros, esperanza para el mundo»

Queridos hermanos y hermanas:

La llegada del DOMUND, como todos los años, es sin duda una bocanada de aire fresco y renovador para toda la Iglesia, precisamente porque es una verdadera esperanza para el mundo. La Iglesia no tiene otra razón de ser que la vida del mundo; con su Señor Jesucristo, dice así a todos los hombres: Sigue leyendo

Juan Pablo II y la aplicación del Concilio Vaticano II a través de veinte años de servicio insigne al anuncio vivo del Evangelio

Mis queridos hermanos y amigos:

El día 16 de octubre se cumplieron veinte años de la elevación de Juan Pablo II como obispo de Roma y Sucesor de Pedro y, por ello, como Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia Universal. Dos días después, el 18 de octubre de 1978, iniciaba solemnemente su ministerio apostólico al servicio de la Iglesia y de la Humanidad, gastándose y desgastándose heroicamente por la causa del Evangelio, Sigue leyendo

Homilía en la toma de posesión de su Iglesia Titular de San Lorenzo in Dámaso

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

1. Al tomar posesión de la Iglesia Titular de San Lorenzo in Damaso, doy gracias a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo con la celebración del memorial eucarístico, y agradezco al Santo Padre el que me haya asignado el título cardenalicio de una de las más antiguas e insignes iglesias de la Urbe. Sigue leyendo

Homilia en la celebración eucarística del bautismo de D. Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón

Capilla del Palacio de la Zarzuela 4.10.1998; 17,30 h.

(Ez 36,24-28 Sal 26; Rom 6,3-5; Mt 28, 18-20)

Majestades
Altezas
Excelentísimos Señores y Señoras
Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

El nacimiento de un niño es siempre una buena noticia, porque no es separable ya de aquella proclamación de la más gozosa noticia que la humanidad haya escuchado jamás: la del nacimiento del Niño Jesús en Belén de Judá. El Santo Padre Juan Pablo II, en la actualísima Encíclica de 1995, que él ha titulado tan bellamente “el Evangelio de la Vida”, Sigue leyendo