Homilía en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Pza. de Oriente; 22.VI.2003; 19:00 horas

(Ex 24,3-8; Sal 115; Hb 9,11-15; Mc 14,12-16.22-26)

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

I. LA IGLESIA VIVE DE LA EUCARISTÍA.

La Iglesia Universal y cada Iglesia Particular. Nuestra Iglesia Diocesana de Madrid vive también de la Eucaristía. Y, por el contrario, cuando en la Iglesia, sea cual sea el lugar en el que se encuentre encarnada, se olvida, minusvalora o relativiza el Santísimo Sacramento de la Eucaristía instituido por Jesucristo Nuestro Señor como “sacrificio, presencia y banquete”, se abre el camino al debilitamiento progresivo e imparable de la vida cristiana, a la rápida desaparición del vigor apostólico, e, incluso, a la pérdida de toda capacidad de Evangelización. Sigue leyendo

Discurso Inaugural LXXX Asamblea Plenaria de la CEE


LXXX Asamblea Plenaria de la CEE

Madrid, 16-20 de junio de 2003

Eminentísimos señores Cardenales,
Excelentísimo señor Nuncio Apostólico,
Excelentísimos señores Arzobispos y Obispos,
Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Al comenzar los trabajos de la LXXX Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, dirijo mi saludo cordial a todos ustedes: al Sr. Nuncio, a los miembros de la Asamblea, a los participantes en ella y a cuantos trabajan en esta Casa. Sigue leyendo

Jornada de los Misioneros Diocesanos -Domingo, 15 de Junio de 2003.A los misioneros y misioneras diocesanos

“Iglesia diocesana, ¡sé misionera!”

A los misioneros y misioneras diocesanos

Solemnidad de la Santísima Trinidad

Mis queridos misioneros y misioneras madrileños:

Es para mí motivo de gozo y satisfacción grande dirigirme a vosotros, siguiendo la tradición anual, con motivo de la Jornada que nuestra Iglesia particular de Madrid dedica a avivar el recuerdo de los misioneros y misioneras que de ella habéis partido para anunciar a lo largo y ancho del mundo, con vuestra palabra y vuestra vida entera, la Salvación obrada por Jesucristo, mediante el misterio de su Muerte y Resurrección, para reunir a los hijos de Dios dispersos, en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Sigue leyendo

“Cristianos laicos, instrumentos de paz”

Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

“Se llenaron todos del Espíritu Santo, y hablaban las maravillas de Dios” (Hch 2, 4.11). dios sigue obrando en nuestro mundo, y con una generosidad desbordante llena los corazones de sus hijos con el don del Espíritu Santo que envía a nuestros corazones. Sigue leyendo