¡Jesucristo ha Resucitado verdaderamente!

¡ALELUYA! para la Iglesia y la humanidad del año 2008

Mis queridos hermanos y amigos:

Hoy, Domingo de Pascua de Resurrección del Señor del año 2008, anunciamos de nuevo con la Iglesia extendida por todo el mundo: ¡Jesucristo ha resucitado! ¡Ha resucitado verdaderamente! Nunca deberíamos cansarnos de hacer este anuncio ante el mundo y para el mundo, al que le cuesta tanto salir de la cultura de la muerte a pesar de la tristeza, la depresión, el conflicto permanente y el dolor que la acompaña. Sigue leyendo

Cristo ha resucitado verdaderamente. ¡Ha triunfado el Amor!

Mis queridos hermanos y amigos:

De nuevo la Iglesia recibe, vive y comunica al mundo la gran noticia, la mejor que el hombre haya recibido y podría recibir jamás a lo largo y a lo ancho de su difícil historia de mal, de muerte y de pecado hasta hoy mismo: Jesús de Nazareth, al que “mataron colgándole de un madero, ha resucitado al tercer día ¡verdaderamente!” (cf. Hch 10, 35-43). Sigue leyendo

La admirable victoria de Cristo, nuestro Pastor, es nuestra victoria

La Oración por las Vocaciones al servicio de la
Victoria Pascual de Cristo

Mis queridos hermanos y amigos:

La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo ha significado, significa y significará para siempre una VICTORIA, la victoria por excelencia del designio misericordioso de Dios sobre el hombre: ¡la muerte ha sido vencida y “su aguijón”, el pecado! O, dicho con otras palabras, ¡positivamente!: ¡la Vida ha triunfado! Una vida, por supuesto, nueva. No podía ser de otro modo. La fragilidad interior y exterior del hombre, de su alma y de su cuerpo, víctima de su pecado, ¡fragilidad mortal! no se curaba y menos se superaba a sí misma. Sigue leyendo

El Señor ha resucitado. Nosotros resucitaremos con Él

Esa es nuestra inquebrantable y gozosa esperanza

Mis queridos hermanos y amigos:

¡Esperanza! Esperanza es palabra que suscita en el corazón del hombre buenos ecos: ¡nos suena bien! Con la esperanza el futuro de nuestra vida, siempre impredecible y nunca del todo en nuestras manos, aparece en la perspectiva luminosa del logro posible de la felicidad. La experiencia diaria nos confirma el dicho antiguo de que el hombre vive de esperanza. Sigue leyendo

La victoria de Jesús es nuestra victoria

En el Domingo de Resurrección

Mis queridos hermanos y amigos:

En este nuevo Domingo de Pascua celebramos una vez más la victoria de Jesús, que es también nuestra victoria. Celebración siempre antigua -sucedió hace ya más de dos mil años- y siempre nueva, siempre floreciendo con una inmarchitable frescura, como si tuviese lugar por primera vez, hoy mismo, en este domingo glorioso de la Resurrección del año 2005. Sigue leyendo

La victoria del Resucitado es nuestra victoria

Ayer, hoy y siempre

Mis queridos hermanos y amigos:

¡Cristo ha resucitado! La noticia llega a todos los rincones de la tierra en este Domingo de Pascua. La Iglesia la anuncia, la celebra y la vive con todo el gozoso esplendor de su liturgia pascual; la Iglesia peregrina en este mundo, atormentado y atribulado por tantas causas, sobre todo por la certeza inexorable de la muerte que a todos nos espera. Sigue leyendo

En el Domingo de Pascua del año 2003

Ha vencido la vida

Mis queridos hermanos y amigos:

¡Ha vencido la VIDA! Este es el mensaje que la Iglesia proclama ante el mundo al amanecer de este luminoso y gozoso Domingo de Pascua de Resurrección del año 2003. La victoria de la Vida es el resultado, divino y humano a la vez, de lo que ella ha conocido y experimentado un año más en la celebración de la Semana Santa. Sigue leyendo

“Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de vosotros a Galilea

¡Felices Pascuas de Resurrección!

Mis queridos hermanos y amigos:

¡Felices Pascuas de Resurrección! Hoy, día de la Resurrección de Jesucristo, es día de felicidad para los cristianos de una forma muy honda y explícitamente sentida; pero también lo es para toda la humanidad en la que alienta una secreta e imborrable nostalgia de salvación: de superación del mal y de la muerte, su más visible y simbólica expresión. Sigue leyendo

¡Felices Pascual de Resurrección!

“Resucito de veras mi amor y mi esperanza”

Mis queridos hermanos y amigos:

El Señor ha resucitado verdaderamente. Es la noticia del día. El acontecimiento no es registrable como muchos de los que llenarían los teletipos, las páginas Web de Internet, las pantallas de televisión y los micrófonos de la radio. Y, sin embargo, no es menos real. Diríamos, incluso, que tiene lugar en un nivel de realidad más profundo y más decisivo; y, por supuesto, más rico en consecuencias para la vida y el destino de los hombres de este año 2001, que miran al futuro entre dudas, interrogantes y no demasiadas certezas respecto a las grandes cuestiones que les afectan inexorablemente. Sigue leyendo