Homilía de la solemne celebración eucarística en el Día de la Natividad del Señor

El Anuncio universal del Gran Jubileo del Año Dos Mil en Roma

Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

La noticia de que hoy “nos ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”, proclamada y anunciada solemnemente por nuestro Santo Padre Juan Pablo II en la Liturgia navideña de la pasada medianoche en la Basílica de San Pedro en Roma, ha encontrado una resonancia y un realce histórico excepcional para la Iglesia y el mundo con el rito de la inauguración del Gran Jubileo del Año Dos Mil. Sigue leyendo

Gracia y paz para todos los madrileños en la Natividad del Señor de 1999

Mis queridos hermanos y amigos:

Hoy, el último domingo de Adviento, a pocos días de la Fiesta de la Natividad del Señor, la Iglesia confiesa, contempla y adora el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios y suplica que el Señor derrame su gracia sobre nosotros para que los que hemos conocido su Encarnación por el anuncio del Angel “seamos llevados por su pasión y su cruz a la gloria de la resurrección”. Sigue leyendo

Homilía en la celebración eucarística del bautismo de D. Juan Valentín de Todos los Santos Urdangarín y de Borbón

Capilla del Palacio de la Zarzuela

Majestades
Altezas
Emmo. Sr. Cardenal
Excelentísimos Señores y Señoras
Mis queridos hermanos y hermanas en el Señor:

El nacimiento de un niño es siempre expresión de una doble esperanza. Dios espera que el hombre esté dispuesto y quiera ser progenitor de nueva vida. El hombre -los esposos- esperan que su mutua donación de amor sea bendecida por Dios con el don de una nueva vida: la del hijo que buscan y anhelan. Sigue leyendo

El Adviento del año dos mil: Año de gracia del Señor

Mis queridos hermanos y amigos:

El tiempo litúrgico de Adviento nos aproxima cada vez más a la Navidad. En su tercer domingo, que hoy celebramos, la vivencia eclesial y espiritual de la espera del Señor está ya transida de la alegría que nos trae la noticia del inminente Nacimiento de Jesucristo. Se vislumbra ya lo que va a ser: una fiesta de gozo y de salvación. Sigue leyendo

El Adviento de la paz

Mis queridos hermanos y amigos:

Si hay algún bien que los profetas de Israel y los sencillos del pueblo asociaban a la promesa y esperanza del Mesías, ese bien era la Paz. Una paz plena, integral, que había de instaurarse en el interior mismo del hombre —la paz del corazón arrepentido y perdonado por la misericordia de Yahvé—, que alcanzaría el destino y la suerte del pueblo elegido con proyección a todos los pueblos de la tierra Sigue leyendo